¿Defender las paredes a toda costa?